Lindsay Lohan intenta dejar atrás su mala fama: «Quiero que me conozcan por mi talento»

Comparte nuestra información:


La actriz confiesa que la persecución de los paparazzi la han vuelto «paranoica» mientras intenta enderezar su carrera

La fama y la persecución de los paparazzi la volvieron «paranoica». Quiere dejar atrás los titulares negativos, ser carnaza de los medios sensacionalistas. En definitiva, Lindsay Lohan aspira a hacer borrón y cuenta nueva. «Quiero ser conocida por mi talento y por mi trabajo, en lugar de ser un fenómeno de los tabloides», explica la actriz en una entrevista concedida a la BBC donde se sincera y habla sin rodeos sobre sus problemas y el peso de ser un rostro público.

«Por mucho tiempo que me lleve, estoy dispuesta a hacerlo. Estoy dispuesta a trabajar para conseguirlo», explica sobre ese empeño en que se la valore por lo que hace. «Ya no me expongo a las mismas situaciones que antes. En Los Ángeles, cuando sales de noche, es todo lo que haces. Ahora es distinto, he madurado y ya no queda realmente nada en esa vida para mí».

Ese «antes» y esa «vida» estuvieron marcados por reiteradas violaciones de la ley y pasos por los tribunales. Si es noticia es porque se difunde su lista de amantes o sufre un aborto involuntario. Episodios que arruinaron su imagen y una carrera precoz, pero que no tardó en descarrilar. Con apenas 12 años se hizo famosa gracias al filme «Tú a Londres y yo a California», donde interpretaba a dos gemelas. Después llegaron los roles de su etapa adolescente, véase «Chicas malas» y «Herbie: A tope». Su carrera, sin embargo, no tardó en ralentizarse y Lohan se entregó de lleno al arquetipo de estrella infantil malograda.

En su intento por cultivar una nueva imagen, llega al punto de asegurar que no descarta mudarse a Londres, donde a finales de año debutará en el circuito teatral con una obra de teatro escrita por David Mamet. En el Reino Unido, dice, se respira un ambiente más tranquilo. Nada que ver con Hollywood, donde las cámaras la han vuelto paranoica. «Mis amigos piensan que estoy neurótica, pero soy capaz de escuchar el flash de la cámara de un teléfono móvil a una milla de distancia. Puedo sentirlo», asegura.

A sus 28 años, aún le cuesta desprendirse de su imagen de chica mala. Recientemente se publicó una imagen suya con cortes en la pierna. «Dijeron que me había hecho esos cortes a propósito. Hay gente que ve eso. Productores que ven eso. Y no necesito que la gente tenga esa percepción sobre mí». Lohan contraatacó publicando una imagen en Instagram donde explicaba que el corte se lo produjo al caer de una bici. Un pequeño ejemplo de lo que cuesta dejar atrás un pasado como el suyo

Fuente abc